En Basque Food Laboratory sabemos bien lo que eso supone. Es un acto de fe. Sabiduría acumulada que espera tierra fértil donde poder desarrollarse. Hacerse un ovillo y romper los límites para crecer. Recientemente hemos tenido la suerte de visitar a Ana Mari Llaguno en Zalla. Toda una sabia de la Cebolla Morada. Nos ha hecho entender que una de las cosas más importantes de la siembra es en qué momento lo haces. Eso y cuatro o cinco consejos más sobre cómo secar y obtener de forma correcta la semilla. Impresiona lo complejo del proceso.

Siembra

Nos hace entender el valor de la Cebolla, un ingrediente devaluado en comparación de la nobleza del Conde Solomillo y el Marqués de Foie. Estamos dispuestos a darle el lugar que merece y daremos forma al proyecto conceptualizando la Cebolla Morada. ¿Quién sabe? Igual surgen ideas que podamos trasladar al gran consumidor.

Sus manos son de otro tiempo. Un tiempo de velocidad más lenta, más artesano, más añorado. Es una mujer dedicada en cuerpo y alma a su sueño. El sueño de encumbrar a los productos de la tierra, su tierra.

cebolla morada de Zalla

Sembrar y recoger.

Sembrar y no recoger.

Sembrar y no recoger lo esperado.

Sembrar sabiendo que siempre se recoge algo.

Nos quedamos con la última.

 

 

“Hasta los árboles más altos proceden de semillas pequeñas” Paulo Coelho